Escritor

“El cuerpo estaba tendido en el muelle sobre un charco. Junto a él, un agente de paisano hablaba con un muchacho de poco más de veinte años y con un hombre maduro, de aspecto distinguido. Me fijé sobre todo en el chico porque me recordaba a alguien, a mí mismo quizá. Vestía un pantalón de chándal y una camiseta que dejaba al descubierto unos brazos musculosos y bronceados. Mantenía los ojos bajos, como los siervos o como los culpables, y parecía que estuviera haciendo círculos en el suelo con la punta de la zapatilla de deporte. El otro parecía sacado de la portada de una revista, con más dinero en ropa deportiva del que yo ganaba en un mes en la Brigada de Investigación Criminal. Un cabo de la Policía Armada permanecía atento, sin quitar ojo del cadáver, y un grupo de hombres con mono de trabajo, sobre la terraza de un chato edificio cercano, observaba el espectáculo”. LOS PECES SOLO FLOTAN MUERTOS.

Mis novelas, espionaje y género negro.


No ficción… guerra y paz.


Barcelona, ciudad de espías y rebeldes.