logo

El heredero del diablo

8_Heydrich_A“El Mercedes Benz Cabriolet conducido por el SS Oberscharführer Klein circulaba rápido por Rude Armady, junto al Moldava, camino del destino. Rotter no podía saber lo que estaba pasando en aquel momento. No pudo ver a como Jozef Gabcik intentaba inútilmente disparar su metralleta Stein, encasquillada, ni a Jan Kubis, mucho más sereno y frío, lanzar contra el coche del Reichsprotektor la bomba que terminaría matándole. Ni supo cómo todo estuvo a punto de fracasar cuando, revolviéndose como una fiera herida, Heydrich vació el cargador de su Luger contra los comandos que huían. La explosión afectó a la parte trasera del Mercedes, reventando uno de los neumáticos que se incrustó en el vientre del Reichsprotektor. Y tal vez, de haber conducido Rotter el coche en lugar de Klein, hubiera desobedecido al Obergruppenführer y le hubiera llevado rápidamente al hospital en lugar de correr tras los asaltantes como hizo Klein. Dos opciones, siempre dos opciones, pero aquella vez la suerte abandonó al violinista de Halle.”

EL HEREDERO DEL DIABLO. José Luis Caballero. Ediciones B. 2016

Escritor. Autor de "El espía imperfecto", "Espías y la guerra secreta" y "La ruta de los contrabandistas".

Leave a Reply

*

captcha *