logo

MAXIMO SECRETO

Dice Fernando Martínez Laínez en el prólogo del libro de relatos “MáximoSecreto”. Frente a quienes piensan que en España no se puede escribir sobre espías porque aquí lo único digno de espiar es la tortilla de patata, están los que pensamos que en este país las tareas de inteligencia tienen una gran tradición, y es posible realizar aportaciones interesantes a un género literario ya muy consolidado en otros sitios, con características y reglas propias, y cuya temática es el espionaje en cualquiera de sus facetas. En parte por todo esto surgió la idea de crear un club, llamado 004, que agrupase a unos cuantos escritores, periodistas y aficionados a las historias de espías, y sirviera de plataforma de divulgación, discusión y debate en torno a lo que se suele denominar «cultura de Inteligencia», que en rigor no es sino la dirigida a promover y divulgar en la sociedad el conocimiento sobre los servicios de Inteligencia. Con esta filosofía, catorce autores, mienbros del ahora llamado Club Máximo Secreto, escribieron otros tantos relatos, once ficticios, aunque basados en casos reales, y tres casos auténticos. en lo que a mí respecta escribí “Río arriba”, un relato corto que he desarrollado posteriormente en la novela “Viaje a la cuna del mal“.

Date: marzo 17, 2015