Sobre mí

Mi biografía


Periodista de profesión durante muchos años, me estrené en Mundo Diario y después en El Correo Catalán, El Observador, las revistas Vivir en Barcelona y Algo 2000, pero juro que no tuve nada que ver con el cierre de todos ellos. La prueba es que también trabajé en Playboy, Lecturas y Pronto que siguen en los quioscos. También he trabajado en la radio, poco, en Punto Radio, Radio Sant Feliu, Radio Cornellá, Radio Sant Boi y ahora en Gestiona Radio e incluso en un par de televisiones locales. En la Facultad de Periodismo me especialicé en Servicios Secretos y Relaciones Internacionales cultivando amistades peligrosas con la OLP y la Libia del coronel Gadafi aunque he acabado con buenas amistades en ciertos organismos de Chile, Colombia, Israel… e incluso de España.
Mi primera novela, “Como lágrimas en la lluvia” la publiqué con un editor un tanto sospechoso, pero fue en esos años cuando conocí a un hombre singular, un auténtico genio, Armando Matias Guiu quien me empujó definitivamente a dedicarme a lo que me gusta, escribir historias. Y un día le hice caso, me senté ante el teclado y escribí “Periodistas o lacayos” un ensayo donde ajusté la cuentas a la profesión periodística y la dejé para dedicarme a la literatura. Supongo que me hice unos cuantos enemigos pero tengo una buena costumbre, los coloco en una novela… y los mato.

Mi referente, John Le Carré


Hace muchos años, yo debia tener quince o dieciséis, un bune amigo me regaló una novela “El espía que surgió del frío”. Debió ver en mi una oscura afición, tal vez porque yo ya había leído, entusiasmado, “Kim de la India” o “El espía”. Aquell novela de John Le Carré cambió mi percepción del espionaje y de la literatura. A partir de aquella lectura seguí con el resto de obras del maestro. Las he leído todas, claro está, he dado charlas y conferencias sobre él y sobre su trabajo e incluso escribí “El espía imperfecto” como un homenaje a la magnífica “Un espía perfecto”, la vida y milagros de Magnus J. Pym, el “alter ego” del propio David John Moore Cornwell.

Mis maestros

Dashiell Hammet
Isaac Asimov
Francisco González Ledesma
Julio Verne

Mika Waltari
Benito Pérez Galdós