Ciudad de espías y traidores

Durante sus dos milenios de historia, la ciudad de Barcelona ha sido sin duda la más importante vía de entrada a la Península Ibérica desde Europa y desde el Mediterráneo. Qué duda cabe que ha sido su situación geográfica la que finalmente se impuso a la Tarraco romana o al magnífico puerto de Sant Feliu de Guixols y ya en la baja Edad Media era la ciudad más importante del este de la Península y camino obligado de la entrada desde Europa. Esa situación ha hecho de Barcelona punto de tránsito de ideologías, comercio, contrabando, guerras y política en general, siempre bajo la influencia de los movimientos llegados desde el norte de Europa o a través del Mare Nostrum. Una época especialmente turbulenta y determinante para el desarrollo de la ciudad fue la primera mitad del siglo veinte, la Gran Guerra 1914-1918, el tenso periodo de entreguerras, la Guerra Civil española, la Segunda Guerra Mundial y los duros años posteriores significaron para Barcelona un periodo histórico lleno de acontecimientos, de enfrentamientos y de trasiego de activistas, agentes secretos, políticos, especuladores y personajes variopintos que hicieron de Barcelona la «ciudad de los espías» como anunciaba la exposición del Museo de Historia de Cataluña en 2018.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.