Me contaron una vez el caso de una joven viuda que, el día del funeral de […]