Escritor y periodista

“Un escritorio es un lugar peligroso desde el que ver el mundo.”.  John Le Carré

04

Los peces solo flotan muertos

Jose Luis Caballero realiza un espectacular trabajo en la ambientación de esta novela y nos devuelve a aquella España de coñac y humo con regusto machista, años en los que el acceso de las mujeres a puestos de relevada importancia eran mirados con recelo y una sonrisa de medio lado.
Uno de los puntos fuertes de Los peces solo flotan muertos es la ambientación, tanto porque fácilmente con unos cuantos datos nos situaremos en la época, de la sociedad de entonces que tan bien queda reflejada en la novela, como de una Barcelona llena de contrastes, luminosa y lujosa por un lado y con un barrio chino en el que se da cita lo peorcito de la ciudad y frecuentado por la policía al tratarse de un buen centro de información.
Reconozco haber quedado fascinado prácticamente con todo lo que rodea a esta novela. Personajes, trama, ambientación. Todo en ella esta escrito y descrito de forma brillante.

Our about

I am text block. Click edit button to change this text. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Ut elit tellus, luctus nec ullamcorper mattis, pulvinar dapibus leo.

sobre mí

Periodista de profesión durante muchos años, en la Facultad de Periodismo me especialicé en Servicios Secretos y Relaciones Internacionales cultivando amistades peligrosas con la OLP y la Libia del coronel Gadafi aunque he acabado con buenas amistades en ciertos organismos de Chile, Colombia, Israel… e incluso de España. Desde muy joven fui un gran lector, ciencia ficción, novela negra, espionaje… Mi primera novela, “Como lágrimas en la lluvia” la publiqué con un editor un tanto sospechoso, pero fue en esos años cuando conocí a un hombre singular, un auténtico genio, Armando Matias Guiu quien me empujó definitivamente a dedicarme a lo que me gusta, escribir historias. Y un día le hice caso, me senté ante el teclado y escribí “Periodistas o lacayos” un ensayo donde ajusté la cuentas a la profesión periodística y la dejé para dedicarme a la literatura. Supongo que me hice unos cuantos enemigos pero tengo una buena costumbre, los coloco en una novela… y los mato.